martes, 28 de octubre de 2008

8ª fecha / HSK 5 - Dep. Mandiyú 5

8ª fecha / HSK 5 - Dep. Mandiyú 5
Cada vez más cerca. La Chicholeta tiene huevos y no se deja atropellar.

Formación.
13. Hernán Babic
2. El Negro Tripodi (2 goles)
6. Marian Borhi
4. Frane Frkovic
3. Marcos Rusev (C)
5. Kily Aguirre
8. Ivan Markovic
10. Diego Zelich
11. Pato Veiga
19. Yago Vodanovic (1 gol) (reingresó en el segundo por Marovic)
7. Dardo Coronel (2 goles)

Suplentes.

14. Ivan Marovic (entró en el segundo tiempo por Yago, después salió y volvió a entrar por diego)
15. Juanma Blanco

DT. Ante Saric (Chicho)
Asistente y DT interino ante la expulsión de Chicho. Mirko Hasenay (un talismán)

Incidencias.
Que partido!!! creo que nunca jugué un partido así en cancha de 11. 5 a 5, puf. La verdad es que estuve toda la semana previa con nervios y ansiedad por este match. Si ganábamos se terminaba el campeonato, si perdíamos se abría y nos complicabamos. Cómo empatamos las chances siguen intactas. Mis nervios se justificaron.
La verdad es que recordaba a Mandiyú cómo un equipo difícil de 3/4 para arriba, con un mediocampo duro y de buen pie y delanteros rápidos y de calidad. Sabía que la defensa es su punto flaco, tenían varios goles en contra y podíamos llegar a aprobechar esa flaqueza.
Creo que los nervios nos jugaron una mala pasada, arrancamos ansiosos y la pelota se nos iba, no podíamos controlar el juego en el medio y llegar con claridad, y en defensa nos empezamos a complicar. No nos despertamos con el 0-1, pero si en 0-2, a los quince minutos y después de una clara mano de los rivales que terminó en jugada de gol y el réferi no vió, asistido por dos líneas bastante mediocres. Empezamos a empujar contra el área y así llegó el tiro libre que el negro cambió por golazo al ángulo. Cinco minutos después nos durmieron con un gol de tiro libre, estuvimos verdes... Pero a pesar de los nervios y de empezar a cargarnos de amarillas (kily, hernán y dardo), seguimos yendo, y así llegó el descuento a un minuto del final, de un tiro libre indirecto en la medialuna, que diego abrió para dardo quien la clavó al lado de un palo.
En el entretiempo hablamos y reafirmamos la idea de nuestro juego, por abajo y tocando, aunque no siempre las cosas salen como uno quiere.
A los diez minutos del segundotiempo llegó el primer empate. Una pelota que diego pone por arriba para que dardo controle de espaldas, gire y se vaya directo al arco, para definir al primer palo, solo frente al arquero. En ese momento pensé que los pasábamos por arriba, estabamos para ganarlo. Lamentablemente en cinco minutos y por dos contras que nosotros regalamos, pelotas muy boludas, un por un mal rechazo y otra por una salida corta, defectuosa, se nos fueron a dos goles, 3-5. Y ahí si sentí que se venía lo peor. Ellos se replegaron más y se pararon de contra. Y fuimos a matar o morir, está en la sangre...
Faltaban cinco y los metimos contra su arco, a pelotazos y tiros libres a la olla, con juego y coraje. De un corner vino el descuento. El negro le ganó de cabeza en el área chica al arquero, 4-5. Sacaron del medio pero ya estaban cagados, la sentían en la puerta, tenían miedo. Les ganamos la pelota y fuimos por más. Faltaban tres minutos cuando Yago recibió a tres metros del área, se abrió a la dercha, enganchó para el medio dejando tres rivales sobre la línea y remató cruzado, de zurda, al segundo, el arquero no pudo hacer nada, la pelota dió en el palo y entró, desatando la locura y la montaña en el festejo. Y yo volví a respirar, lo confieso, je.
No había tiempo para mucho más, aunque ellos tuvieron un tiro libre que peinaron y se fue a un metro, y después nosotros tuvimos un par de chances más que no pudimos concretar.
Hablé sólo de los goles, pero hubo muchas llegadas para ambos equipos. Se jugó fuerte y como lo pidió el partido, con huevos. Fue un resultado justo dentro de todo.
Sabíamos que no había que perder, por eso terminamos con una sensación de alivio y triunfo.
Estamos cerca, muy cerca. Hay que seguir jugando bien, pero sobre todo, tranquilos. Ya pasó lo más duro. El equipo a vencer somos nosotros, y no pudieron hacerlo los mejores (después de nuestro equipo, claro), así que no veo porque no estar confiados. Seguimos dependiendo de nosotros, ganemos dos partidos más y seamos lo que tengamos que ser, que nos lo merecemos.
Abrazo de gol amigos (espero que siga habiendo muchos este sábado).
Marcos.

1 comentario:

Hernan Babic dijo...

cuantos huevos que tiene el equipo! vamos muchachos que dependemos de nosotros, vamos HSK!